Cuando YO me encuentro en “actitud NEGACIONISTA”, ésta la puedo manifestar bajo diversas formas:
• Negarme, YO, a creer en la que, verdaderamente, es mi “realidad” (- “¡NO puede ser!”)
• Que YO niegue, o minimice, la importancia de la “pérdida” (la que sea) que YO he padecido (- “¡NO es para tanto!”)
• Que YO NO admita la posibilidad de cualquier sentimiento relacionado con esta “pérdida”
(- “NO me importa”)
• Que YO evite tales sentimientos en mí, negándoles su “espacio” y su “oportunidad”: ya sea durmiendo en demasía, YO…… ya sea obsesionándome (en lo que sea), YO…… ya sea adoptando conductas impulsivas (respecto a lo que sea), YO…… ya sea manteniéndome extraocupad@ (en lo que sea), YO.

Cuando YO adopto cualquiera de estas conductas, YO me pierdo a mi mism@, puesto que YO me desvinculo de mi PROPIA REALIDAD.