La alegría es la percepción de un “bien seguro” (sea el que sea) pero siempre en nuestro “aquí” y en nuestro “ahora”.
La alegría supone la sensación de victoria y de triunfo en este “aquí” y en este “ahora”.

La alegría nos proporciona energía para vivir: nos moviliza…… nos aligera……  nos estimula…… y nos automotiva.

Cuando nos alegramos por “lo bueno” de las demás personas, entonces nos referimos a los sentimientos de felicitación, celebración o congratulación.
La alegría, en estas ocasiones, nos mueve a expresar a esta otra persona la satisfacción que sentimos por todo lo bueno y agradable que le ha sucedido.
Estas van a ser “alegrías compartidas” (y también generosas y acompañadas de sentimientos amorosos).

La alegría es “contagiosa”.
Las sonrisas son “contagiosas”.

 

Deja un comentario