Espaciado
Existe un lugar vacío y herido dentro nuestro conocido como nuestra “Herida Emocional”.

Esta zona se debate entre “lo que debo hacer”, “lo que me gusta hacer” y “lo que me permito hacer”.

Los progenitores, la cultura social, los educadores/as, etc. nos dan su mapa de conducta y, a menudo, éste no coincide con el territorio en el que nos encontramos.

Nuestro enfoque profesional se orienta hacia:

  • ayudarte a aceptar y admitir “lo que realmente hay y existe” (principio de realidad).
  • ayudarte a tomar tu propia responsabilidad (lo que realmente atañe a tu ámbito).
  • ayudarte a permanecer en tu “aquí y ahora”.
  • ayudarte a que te permitas moverte y desplazarte (con serenidad).
  • ayudarte a que aceptes tu derecho a equivocarte como hecho inherente a la vida.

También ayudamos a que puedas sentir y mostrar tus emociones: “ser” en lugar de “estar”.
En definitiva: saber “quién soy” y “qué quiero”.

puente_13335

Nuestra línea intervencionista se fundamenta en unos principios básicos:

  • la capacidad para identificar los estados emocionales
  • y la capacidad en saber gestionarlos mediante actitudes emocionales sanas y conductas adecuadas.

Nuestra orientación terapéutica se centra en lo que la persona “siente” (como cada un@ lo sintiere o lo viviere) con apoyo de un conocimiento previo adquirido (sobre ciertos temas o contenidos de índole explicativa).

Ello amplía nuestra área de “consciencia / consciente”.

Acompañando nosotros, con esta metodología, se hacen emerger y se ponen de relieve falsas certezas, temas personales inconclusos y errores de aprendizaje (tanto de actitudes vitales como de comportamientos) que permanecían ocultos, de modo que es la propia persona quien es capaz de darse cuenta del origen de su “Herida Emocional” y movilizar, así, sus propios recursos emocionales para sanarla.
Espaciado

 

Deja un comentario