“¡ADIOS!” (cuento)

Pues resulta que un ratoncito, chiquitín y simpático, vivía confortablemente en el granero de una granja. Cierta mañana, este ratoncito sacó su hocico por el agujerito de la pared, apreciando como el granjero y su esposa procedían a abrir un paquete recién comprado. El ratoncito chiquitín sintió una gran emoción, pensando lo agradecida que estaría su barriguita ante tal regalo. -“¡ Uhmm…… comida, comida! ¿será queso fresco? ¿será queso curado?” […]

 

“LA INTÉRPRETE”

Érase una vez, hace mucho-mucho tiempo, existía un Sultán que gobernaba en sus lejanos reinos de Oriente. Resultó que un día el Sultán despertóse muy alterado, debido, ello, a una sueño inquietante nocturno: su Majestad se había visto a si mismo perdiendo todos sus “reales dientes”. Una vez recobróse un tanto, batió sus palmas mandando llamar al Sabio de la corte para que interpretase su sueño y le aconsejara. Presentóse […]

 

“GALLETITAS”

Pues resulta que una joven estaba aguardando su vuelo en la sala de embarque del aeropuerto. Como fuere que debía de esperar un tiempo todavía, se dirigió al quiosco más cercano y allí se compró un libro y un paquete de galletitas. Regresó de nuevo a su butaca, se arrellanó en ella y empezó con la lectura del libro. Resulta que la trama argumental de la novela era muy apasionante, […]

 

“LA CRECIDA” (cuento)

Érase una vez, hace mucho-mucho tiempo, existían dos pueblos vecinos enfrentados entre sí. El uno ocupaba el fondo del valle, mientras que el otro se hallaba encaramado en la cima. Los habitantes, tanto de un pueblo como del otro, se denominaban entre sí como “los de arriba” o “los de abajo”. Por mucha memoria que se hiciera, nadie, en ninguno de los dos pueblos, recordaba cual fuere el motivo por el […]

 

“EL CÁNTARO” (cuento)

Érase una vez, hace mucho-mucho tiempo, una mujer aguadora, extraía con mucho esfuerzo el agua del pozo y luego cargaba sus dos cántaros, grandes-grandes, a lomos de su humilde asno…… y, así, iba vendiendo aquella agua por aldeas y pueblos. Uno de los dos cántaros, era recién cocido, fuerte y resistente. La aguadora – y el mismo cántaro también – estaba orgullosa de él. Este propio cántaro, tan nuevecito, se enaltecía por sus logros, pues se […]

 

“EL USURPADOR” (cuento)

Érase un vez, hace mucho-mucho tiempo, en una aldea muy lejana, vivían dos jóvenes muy enamorados que decidieron desposarse. En realidad se trataba de dos jóvenes con muy pocas riquezas materiales, provenientes de respectivas familias de una gran sencillez monetaria. Así pues, el recién esposo pensó que era necesario abandonar la aldea y marcharse lejos, a una ciudad muy lejana, para conseguir, así, un buen empleo a fin de ahorrar algún dinero, decidido […]

 

“EL REGALO”

Érase una vez, en la escuela de una aldea lejana, un maestro sabio, justo y comprensivo. Ocurrió que un día, justo al terminar el curso de lecciones y mientras el maestro ordenaba sus usados libros, resulta que se le acercó uno de sus discípulos y, en forma desafiante, le dijo: – Maestro, por lo que yo más me alegro de haber terminado con sus lecciones, es por el hecho que ya no […]

 

“LA GATA MUJER”

La gata era preciosa, bonita, bonita. ¡Qué lástima que sólo fuera una gata! Tenía unos ojos profundos, que sabían mirar con dulzura. ¡Qué lástima que sólo fuera una gata! La gata era elegante, parecía una bailarina cuando caminaba; su andar era armonioso y tenía ritmo. ¡Qué lástima que sólo fuera una gata! ¡Qué saltos que  hacía! ¡y que manera de caer al suelo, encima de sus cuatro patas, como si ello […]

 

“FELIZ” (cuento)

Érase una vez, hace tiempo ya, vivía un Monarca el cual se encontraba muy enfermo. Ante la urgencia, de su situación, el Monarca reunió a su consejo y va y les dice: – “Daré la mitad de mi reino a quien pueda curarme”. Ante tal apremiante ruego, los sabios consejeros deliberaron mucho y mucho, intentando encontrar el modo y la manera de poder curar a su Monarca. Pero hete aquí […]

 

“¿TANTO?” (cuento)

Se cuenta que una vez, un experto fabricante de calderas fue contratado para arreglar un enorme sistema – de calderas precisamente (pertenecientes a un buque de vapor) – que estaba funcionando muy mal. Alguna avería debería de haber, pero los responsables del buque no daban con ella. Así las cosas, el “responsable de máquinas” (ingeniero naval) mandó llamar a este fabricante de calderas, en su ruego de que “les arreglara […]