Cuando empecé a quererme me di cuenta de que, “aquello” de lo que huía, a pesar de mis esfuerzos persistía a mi lado……
…… tal cual como “un niño pequeño tirándome de la falda”.

Cuando me amé de verdad entendí que cuando “algo” persiste – “tirándome de la falda” – es bueno para mí tomármelo de una forma SERENA, como un nuevo RETO a afrontar.

Supe darle la vuelta.

¡Ufff. qué gran triunfo!