Un ¡SÍ! incuestionable a la actitud de mantener mis “Aspiraciones elevadas” (valores y ética).
Y un ¡NO! incuestionable en perderme en la “Miopía cotidiana” del día a día (sin visión de los supra-objetivos vitales por mi parte).
“Soltar-soltar” mi “Miopía reduccionista” (que NO me permite trascender).

Un ¡SÍ! incuestionable a la actitud de mantener mis “Expectativas” de un modo moderado y sereno (en lo que sea o en quien sea)
Y un ¡NO! incuestionable en “proyectar” mis “Expectativas fabuladas” (aquellas que carecen de alguna base de realidad) fuera de mí (en quien sea o en lo que sea).
“Soltar-soltar” mis “Proyecciones inmaduras” que, en ocasiones, YO deposito en otras personas.

Un ¡SÍ! incuestionable a la actitud de mantener mis “Necesidades” a un nivel bajo (sabiendo YO distinguir lo que realmente son “Necesidades” de lo que, otrora, son “Deseos”)
Y un ¡NO! incuestionable a la confusión de pretender que el “Deseo” dote de seguridad a mi vida, convirtiéndolo – erróneamente – en una “Necesidad”

“Soltar-soltar” estos confusiones traicioneras.