Dos metros a mí, una pareja besándose ensimismadamente, 
ajenos al vaivén y trajín de la calle.
– seis de la tarde –
Cinco metros a mí, una pareja discutiéndose acaloradamente, 
ajenos al vaivén y trajín de la calle.
– seis de la tarde –

Prosigo, pensando en “esta cuestión de  los Encuentros y Desencuentros 
humano-amorosos”.
Pienso que, al transitar por ellos,
la verdadera “cuestión” es:
…… es la de “transitar en movimiento continuo a favor del Crecimiento Personal”, sea en la dirección que sea.

Prosigo andando. Me ensimismo en los “afectos – amorosos” de mi vida.
¿Cómo “crecimos” ambos?
¿Qué nos aportaron, a ambos?