Por “Desánimo” se entiende al sentimiento de “falta de energía y de vitalidad”, debido a una causa física o psíquica, y sea esta conocida o desconocida……

…… y que, además, se la vive con un cariz negativo.
Pertenecen a esta misma familia – del sentimiento del “Desánimo” – la sensación de “decaimiento” o de “abatimiento” o de “desgana” o de “sentirse desmoralizad@”.

Es bueno precisar que ante un “esfuerzo no premiado”, o ante una “situación dolorosa” – causantes del desánimo – un@ puede resistirse o aguantarlo (caso de la “resiliencia emocional”)……

…… o, por el contrario, un@ puede claudicar (ceder – o someterse – con una sensación de fracaso o de impotencia).
El “Desánimo” que conlleva la situación anterior (la vivencia subjetiva de un “fracaso”) nos lleva, pues, a renunciar, a flaquear y a desistir ante una situación determinada.

La persona que se siente desanimada NO encuentra el impulso para actuar…… ni para mantener una actividad…… ni para esforzarse.

(Reflexión:
Para prevenir el estado de “Desánimo”, o aprender a gestionarlo, es aconsejable “trabajar” y fomentar la “auto-motivación” (en lo que sea y con respecto a lo que sea).
La persona “auto-motivada” es capaz de encontrar dentro de sí misma los “recursos necesarios” (los que sean) para enfrentar y superar su “Desánimo”).