En su vertiente negativa, con el sentimiento de “el ABANDONO” un@ siente que pierde ‘lo bueno que produce la compañía de otras personas/situaciones/cosas’.

El sentimiento de “el ABANDONO” suele relacionarse con el sentimiento del ‘desamparo’ (cuando un@ percibe el no recibir ayuda de las demás personas…… ni amparo…… ni protección).

La persona que se siente “desamparada” presenta una vivencia subjetiva de “aislamiento”, y, muy a menudo, unido al sentimiento de “soledad” (soledad NO escogida).

En la situación de “ABANDONO” un@ se siente indefens@ y sin recursos…… y suele considerar que ‘tal situación’, por la que está pasando, le supera a sí mism@.

El sentimiento de “el ABANDONO” puede ser equivalente al sentimiento de “orfandad”, así como al sentimiento de sentirse, un@, “desvalid@”.

A toda esta vivencia de “ABANDONO”, se le suman los sentimientos de la “aflicción” y de la “tristeza”…… así como también los sentimientos de la “inseguridad” y del “miedo”.