(Pequeño cuento)

Un estudiante interno se entera de sus notas suspendidas, con lo cual manda un email urgente a su madre, que así dice:

– “Mamá, muchos suspensos; prepara a Papá”.

A los dos días transcurridos, justo antes de la inminente partida del alumno para sus vacaciones, la madre va y le contesta:

– “Papá preparado; prepárate Tú”.

(Reflexión por parte de la madre:
– “Hijo mío: respeto tu decisión de expresarte o no…… de hacer o no…… de mejorar o no.

Eres Tú quien has de vivir tu vida, y no Yo.
Tú eres el responsable de decidir cómo quieres vivirla, y de asumir, también, las consecuencias de tus decisiones”.

Es importante aplicar este principio en todos los aspectos de nuestra convivencia (y en las relaciones las que sean).
Cada un@ debe ser el responsable de sus acciones y de sus consecuencias.)