Somos una red. Somos una inmensa red.
Somos inter-dependientes, los unos con los otros, y vida con vida.
Todo ser viviente pertenece a una misma construcción.

Lo que me ocurre a mí, te afecta a ti.

Lo que te ocurre a ti me afecta a mí.

Lo que yo veo en ti, es un reflejo de mí.
Lo que tú ves en mí, es un reflejo de ti.

A pesar de nuestra individualidad e identidad única,
también somos “uno” en cuanto a colectividad.

Entre todos lo hacemos todo.

Entre todos andamos o desandamos.

Entre todos: tú, yo y el otro, el otro, el otro…… y muchos otros.

Bienvenida sea la inter-dependencia y la conectividad, porque entre todos hacemos “el todo”.