Cuando empecé a quererme se me hizo evidente el concepto de “Intrusión”.
YO entendí que la “conducta intrusiva” supone el intentar forzar alguna “situación”, o a alguna “persona”, que NO se encuentra preparada para ello.

¿Qué derecho tenía YO en forzar-presionar esta “situación” o “persona”?

¿En qué legitimidad YO me justificaba?

Cuando me amé de verdad, me percaté nítidamente de este “Exceso Intrusivo” (cuando, presuponiendo YO, exigía la “Madurez” necesaria de esta otra “situación” o “persona”),
INCLUID@ YO MISM@.

 

Deja un comentario