El “Llanto” es una expresión de nuestra “tristeza”…… de nuestra “aflicción”…… y de nuestro “dolor”.

El “Llanto”, en sí, permite:

  • actuar como una señal o como un indicador (tanto para con un@ mism@ como para con los demás que nos rodean) en referencia a una situación – por la que estamos transitando – que nos resulta penosa y nos embarga de tristeza o de aflicción o de dolor.
  • también nos supone una señal, o un indicador, que nos puede ser útil para motivarnos en cuanto a hacer “algo” (lo que sea) respecto a la circunstancia que nos entristece, que nos aflige o que nos duele.

Teniendo en cuenta que el “Llorar” es la primera expresión comunicativa que empleamos nomás nacer, el “Llanto” se encuentra directamente relacionado con nuestro instinto y deseo de vivir.

Por lo tanto, el “Llanto”:

  • Nos informa de nuestro propio sufrimiento.
    Nos conecta con nuestro propio dolor.
    Nos permite hacer una expresión del mismo.
  • Nos puede suponer una ayuda en cuanto a liberarnos de la tensión que el dolor ocasiona, o que la tristeza o aflicción nos provoca.

Permitirse “Llorar” es sano, confortable y reparador……

…… siempre que se encuentre adscrito dentro de unos ciertos límites (siempre que sea un “Llanto” que exprese de un@, para un@ y desde un@).

Por lo tanto, ser capaces de “Llorar” y de expresar “aquello” (tristeza, dolor, aflicción) que sentimos dentro, nos ayuda a fomentar nuestra “Intimidad”.

“Llorar” es otra forma de comunicación, adicional al uso de las palabras.
En muchas ocasiones, las “lagrimas” surgen cuando las palabras nos fallan.
El abasto de las “lágrimas” puede ser superior a nuestra expresión racional.

Al respecto del “Llanto”, conviene recordar el hecho de que es bueno respetar el “Llanto” de otra persona.
Decirle – por nuestra parte – “no llores” o “no estés triste”, NO ayuda ni supone un consuelo a quien sufre o padece.

En su substitución, a estas expresiones nuestras incorrectas, lo que SÍ podemos mostrar por nuestra parte es:

  • el dar permiso, a la otra persona, para que se exprese llorando:
    • “Llora tanto como quieras”.
    • “Comprendo que necesites llorar”
  • o bien, el mantener, nosotr@s, un silencio respetuoso……
    …… permitiendo que la otra persona se exprese, aunque sea llorando.

Bienvenidas sean las lágrimas.