Pues es cierto, mis “Pérdidas” duelen, con lo cual a mis “Pérdidas” les siguen sus correspondientes “Duelos”.

Etimológicamente “Duelo” proviene de “Dolor”.

Los “Shocks Sentimentales”, que YO experimento, son un colapso brusco y profundo que me sobreviene ante una “Pérdida” reciente y significativa para mí……
…… al tiempo que este “Shock Sentimental” puede dar lugar a un “Duelo” posterior.

Por “Duelo” bien gestionado se entiende cuando YO soy capaz de transmutar mi “Dolor”……
…… o sea, cuando YO me oriento en trascenderlo (DESAPEGARME de él), comprendiéndolo en una perspectiva más amplia, que incluye mi propia persona y la vida en general.

Por lo tanto, ahora entiendo que mis “Duelos” pueden ser restaurativos, al estimularme a rebuscar en mi persona mis “Recursos Psíquicos Internos”.

Concluyo que, “aquello que duele”, también me permite crecer.