RECONOZCO nº 4 – Reconozco en mí a la “Herida Emocional” cuando, el “Miedo a la Desaprobación”, que nos puedan manifestar “los Otros”nos hace renunciar a nuestras “Necesidades Básicas”.

Por “Necesidades Básicas” se entienden “aquellas” que, sin las cuales, “yo me voy a morir” (simbólica o realmente). Con ello NO estamos refiriéndonos al concepto de “un Deseo” – capricho- en la ausencia del cual yo “malvivo frustrad@” – por no haberlo alcanzado – pero sigo viviendo.

Por lo tanto, al renunciar a nuestras “Necesidades Básicas”, nosotros mismos vamos a “rebajar” el valor de:

    • de nuestra Identidad
    • de nuestra Dignidad
    • de nuestro Respeto

Recordar que tanto nuestra “Identidad, Dignidad y Respeto”, todas tres van a conformar nuestro “YO Interior”.

Cuando uno, con tal de conseguir la “Aprobación Externa” – la aprobación de “los Otros” – mercadea con su “Identidad, Dignidad y Respeto” (con nuestro “YO Interior”).

Va a ser entonces cuando, a consecuencia de ello, uno va a:

    • repartirlas (a las “Necesidades Básicas”)
    • intercambiarlas (a las “Necesidades Básicas”)
    • regalarlas “al tun-tun” (a las “Necesidades Básicas”)

…… y sin ningún previo análisis “Adulto” y “Maduro”.

Entonces, pues, uno mismo se estará “auto-dañando” – ¡eh! ¡que estamos mercadeando con nuestro “YO Interior”! 

Cuando reconozco estas características en mí, puedo empezar a entrever mi “Herida Emocional”.

 

Al entrever mi “Herida Emocional”, también puedo empezar a verbalizar “en qué consiste ella” y “cómo se me manifiesta en mi vida cotidiana”.
Reconozco y Admito.