NO soy ni mi padre ni mi madre.
NO soy ninguno de mis familiares.
NO soy ninguna de mis parejas sentimentales.
NO soy l@s maestr@s o profesores/as que tuve en mi escolaridad (o donde fuere).

YO soy YO; un ser único y especial, con mi propio conjunto de talentos y capacidades.

NADIE puede hacer las cosas exactamente como las hago YO.
NO hay competición ni comparación posibles conmigo.

Por lo tanto, YO me merezco mi propio amor y mi propia aceptación.
Me siento libre.
Lo reconozco como mi “Verdad descubierta”.