El “Miedo” es una emoción primaria (de siempre, de siempre) que nos indica la existencia de “Peligro” – real o no, y siempre como cada un@ lo sintiere o lo viviere -.
El “Miedo” puede ser considerado un mecanismo de “seguridad” orientado a la supervivencia (cualquier tipo de supervivencia – física, emocional -).
Por lo tanto, el “Miedo” es la perturbación amenazante que nos sobrecoge ante un posible daño que nos amenaza (real o ficticio – nuevamente como cada un@ lo viviere o lo sintiere -).

El “Miedo” puede convertirse en aprensión ante “algo” que consideramos arriesgado o peligroso para nosotr@s (nuevamente como cada un@ lo sintiere o lo viviere).

Así pues, los conceptos de “Miedo”, de “Riesgo” y de “Peligro” se encuentran íntimamente ligados.

Pudiera decirse que el “Miedo” comporta “una previsión indeseable que aún se encuentra sin confirmar”.

El “Miedo” es una gran fuente de “sufrimiento”……
…… dándose el caso de que, casi siempre, en el fondo de cualquier “sufrimiento” subyace esta emoción del “Miedo”.

Para poder tener “calidad de vida”, es importante que aprendamos “estrategias” para afrontar nuestros “Miedos”.
Aceptarlos en su existencia SÍ (dado que existen y pueden existir), pero NO apegándonos a ellos.
El “Miedo” pide gestión emocional por nuestra parte: reconocerlo…… verbalizarlo…… analizarlo…… y, finalmente, la búsqueda de “recursos” para seguir manteniendo un cierto estado de calma.