Cuando empecé a quererme, inicié mi “Plan Renove personal”, lo que me llevó a preguntarme:

– “¿Qué era, y qué NO era, saludable para mí?”
– “¿Qué o quién me aportaba un “valor añadido” a mi vida?”
– “¿Qué o quién me suponía un ‘desgaste excesivo’ en mi vida?”

Habiéndome contestado, ya, a estas preguntas, y siendo tan claras sus respuestas, ahí fue donde puse “manos a la obra a mi Plan Renove personal”.
Me desprendí de todo “aquello” que NO me era saludable (fueren personas, fueren cosas, fueren situaciones – APEGOS, en definitiva –).

Cuando empecé a amarme de verdad, integré este nuevo conocimiento: “PRESERVACIÓN” de un@ mism@.