Para confiar en mi “YO INTERIOR” debo practicar y poner atención a los Resultados de los Riesgos que asumo.
De no ser así, es frecuente que, en algunas ocasiones, yo espere PASIVAMENTE que otr@s orquesten mi conducta, mis sentimientos y mis actitudes……
…… sin percibirme, por lo tanto, de que YO me encuentro en mi propia “Prisión Emocional”, debatiéndome “ahí” dentro y sin vislumbrar la Salida (debido a mi “actitud negacionista” de mi realidad).

El hecho de “caminar hacia delante”, con mi propio “guión vital” en mi mano (y NO en la mano de otr@) constituye todo un cambio para el cual YO recibo orientación diariamente.