Espaciado
Nuestro ideario terapéutico se fomenta en valores básicos de la persona humana.

Nos fundamentamos en reafirmar la propia individuación, la propia identidad personal y el debido respeto que ello merece.

Tal ideario también se extrapola al conocimiento de la alteralidad de “el Otro” que convive a nuestro lado, también con su propia identidad, su propio derecho a la dignidad y todo el respeto que ello merece.

Fomentamos este ideario deseando que las personas estén más orientadas en colaborar y respetarse (a sí mismas y para con las demás) y que no en el competir ni en la enemistad personal.

Abogamos por unas personas que sepan substituir su deberización restrictiva del “yo debo”, “tu debes”, “yo tengo que…”, “tu tienes que…”, por la expresión, sentida y reafirmativa, del “yo soy”, “yo quiero…”, siempre “a partir de un@ mism@”, así como respetando y validando la identidad de las otras personas.

Así, pues, abogamos por unas personas maduras emocionalmente, que sean sensibles y respetuosas con las otras opiniones, actitudes y conductas.

Abogamos por unas personas que acepten tanto el dolor como el bienestar como partes inherentes a su vida, aceptados y vividos desde una base emocional sana.

Abogamos por la presencia interior de la serenidad en la vida diaria de las personas.

Deseamos unas actitudes vitales personales que tiendan puentes tanto hacia el pasado (sin aferrarse insanamente a él) como hacia el presente actual, así como hacia una perspectiva de futuro construible.

Deseamos que las personas incorporen y asuman el concepto vital del “aquí” y del “ahora”, y afronten, así, un futuro de vida sin lastres del pasado ni temores desadaptativos por el futuro a llegar.
Espaciado

 

Deja un comentario