El “Respeto” consiste en la capacidad para ver a una persona “tal y como es”, teniendo consciencia de su individualidad única.

“Respeto” significa preocuparse para que otro ser humano crezca y se desarrolle por sí mismo, de la forma que le sea propia……
…… y en ningún caso para moldearlo o “servirnos” de él.

Existe “Respeto”, en nuestro amor manifestado hacia otra persona, cuando la aceptamos en su propia “Identidad” – sin ningún intento, por nuestra parte, en cambiarla -.

Ser respetados, por otra persona, significa un reconocimiento a nuestra existencia como seres humanos.

El “Respeto” – como valor y sentimiento – sólo será posible si cada uno de nosotr@s ha conseguido su propia “independencia emocional”……
…… y si cada uno de nosotr@s puede “andar sin muletas” (o sea: sí se puede ser un@ mism@) sin invadir o dominar a otra persona.

El “Respeto”, pues, indefectiblemente empieza con un@ mism@.

El “RESPETO” existe, SIEMPRE, sobre la base de la LIBERTAD.