La risa y la diversión NO implican, necesariamente, falta de interés por parte de un@, ni falta de compromiso, ni banalidad vital.

Cada un@ de nosotr@s puede abrirse camino, en estos tiempos difíciles, ordenando cuidadosamente sus prioridades, siendo una de ellas la salvaguarda de su parcela emocional……
…… con lo cual, el humor – y la RISA – son un maravilloso “modo” para recuperar bienestar balsámico interior en nuestro día a día.

Con frecuencia, compartir la diversión – y la RISA – es una buena forma de contactar con otra persona.
La RISA, la diversión, el humor, suponen un buen canal “de banda ancha” que limpia nuestros malestares cotidianos.

Echarse unas risas…… darse permiso a la diversión…… un guiño humorístico……
……todo ello supone un “buen trato” y un “saber quererse mejor”, tanto de un@ mism@ con un@ mism@ como con los demás.