Ser onda, oficio, niña, es de tu pelo,
nacida ya para el marero oficio.
Ser graciosa y morena tu ejercicio,
y tu virtud más ejemplar ser cielo.

¡Niña!, cuando tu pelo va de vuelo,
dando del viento claro un negro indicio,
enmienda de marfil y de artificio
ser de tu capilar borrasca, anhelo.

No tienes más quehacer que ser hermosa,
ni tengo más festejo que mirarte,
alrededor, girando de tu esfera.

Satélite de ti, no hago otra cosa,
si no es una labor de recordarte.
-¡Date presa de amor, mi carcelera!

(Palabras de MIGUEL HERNÁNDEZ –

poeta español -.
1910 – 1942
Lienzo-pintura de JOHN WILLIAM WATERHOUSE – pintor británico -.
1849 – 1917
En su compañía.)