Si te espero siempre,
¿por qué eres sorpresa?

¿Por qué, como el árbol,
tiemblo cuando llegas?

¿Por qué, si me miras,
me asombro
de ver que mi alma
devuelve a tus ojos
tu misma belleza?

Entonces, ¿por qué
cuando tú me andas
a besos, a sueños,
por esos senderos,
…… por qué me parece
que el alma se estrena?

Todo me lo das
y todo te queda.
Siento los tesoros
que tú has puesto en mí,
igual que se siente
la edad de la vida
dentro de las venas.

Siento mi riqueza.

(Palabras de PEDRO SALINAS – poeta español -.
1891 – 1951
Lienzo-pintura de GUSTAV KLIMT – pintor austríaco -.
1862 – 1918
En su compañía.)