“¡ADIOS!” (cuento)

Pues resulta que un ratoncito, chiquitín y simpático, vivía confortablemente en el granero de una granja. Cierta mañana, este ratoncito sacó su hocico por el agujerito de la pared, apreciando como el granjero y su esposa procedían a abrir un paquete recién comprado. El ratoncito chiquitín sintió una gran emoción, pensando lo agradecida que estaría su barriguita ante tal regalo. -“¡ Uhmm…… comida, comida! ¿será queso fresco? ¿será queso curado?” […]

 

“RESPETO” (sentimiento)

El “Respeto” consiste en la capacidad para ver a una persona “tal y como es”, teniendo consciencia de su individualidad única. “Respeto” significa preocuparse para que otro ser humano crezca y se desarrolle por sí mismo, de la forma que le sea propia…… …… y en ningún caso para moldearlo o “servirnos” de él. Existe “Respeto”, en nuestro amor manifestado hacia otra persona, cuando la aceptamos en su propia “Identidad” […]

 

“DESÁNIMO” (sentimiento)

Por “Desánimo” se entiende al sentimiento de “falta de energía y de vitalidad”, debido a una causa física o psíquica, y sea esta conocida o desconocida…… …… y que, además, se la vive con un cariz negativo. Pertenecen a esta misma familia – del sentimiento del “Desánimo” – la sensación de “decaimiento” o de “abatimiento” o de “desgana” o de “sentirse desmoralizad@”. Es bueno precisar que ante un “esfuerzo no […]

 

“LA INTÉRPRETE”

Érase una vez, hace mucho-mucho tiempo, existía un Sultán que gobernaba en sus lejanos reinos de Oriente. Resultó que un día el Sultán despertóse muy alterado, debido, ello, a una sueño inquietante nocturno: su Majestad se había visto a si mismo perdiendo todos sus “reales dientes”. Una vez recobróse un tanto, batió sus palmas mandando llamar al Sabio de la corte para que interpretase su sueño y le aconsejara. Presentóse […]

 

“FRUSTRACIÓN” (sentimiento)

La “Frustración” es la impresión que recibimos cuando la realidad desmiente “aquello esperado” que habíamos deseado de una persona o de un proyecto (el que sea). La “Frustración” aparece cuando nuestra actitud, ante el futuro, NO se ha limitado a desear o a prever (¿lo hemos acompañado de un análisis de la “realidad-real”?) sino que también se ha concretado en un esfuerzo (o actuación) por nuestra parte (¿lo seguimos basando […]

 

“GALLETITAS”

Pues resulta que una joven estaba aguardando su vuelo en la sala de embarque del aeropuerto. Como fuere que debía de esperar un tiempo todavía, se dirigió al quiosco más cercano y allí se compró un libro y un paquete de galletitas. Regresó de nuevo a su butaca, se arrellanó en ella y empezó con la lectura del libro. Resulta que la trama argumental de la novela era muy apasionante, […]

 

“VALENTÍA” (sentimiento)

La “Valentía” es el ánimo, o aliento, que se sobrepone al miedo y al temor de “aquello” que emprendemos, o que resolvemos hacer. La “Valentía” se refiere a la “subsistencia” y “firmeza” de algún acto. A la “Valentía” también se la define como la “fuerza”, la “eficacia”, y la “virtud” de los actos, para que produzcan, así, sus efectos. ¿Y qué decir sobre el “Valor”?: – Pues ocurre que, en […]

 

“LA CRECIDA” (cuento)

Érase una vez, hace mucho-mucho tiempo, existían dos pueblos vecinos enfrentados entre sí. El uno ocupaba el fondo del valle, mientras que el otro se hallaba encaramado en la cima. Los habitantes, tanto de un pueblo como del otro, se denominaban entre sí como “los de arriba” o “los de abajo”. Por mucha memoria que se hiciera, nadie, en ninguno de los dos pueblos, recordaba cual fuere el motivo por el […]

 

“LLORAR” (sentimiento)

El “Llanto” es una expresión de nuestra “tristeza”…… de nuestra “aflicción”…… y de nuestro “dolor”. El “Llanto”, en sí, permite: actuar como una señal o como un indicador (tanto para con un@ mism@ como para con los demás que nos rodean) en referencia a una situación – por la que estamos transitando – que nos resulta penosa y nos embarga de tristeza o de aflicción o de dolor. también nos […]

 

“EL CÁNTARO” (cuento)

Érase una vez, hace mucho-mucho tiempo, una mujer aguadora, extraía con mucho esfuerzo el agua del pozo y luego cargaba sus dos cántaros, grandes-grandes, a lomos de su humilde asno…… y, así, iba vendiendo aquella agua por aldeas y pueblos. Uno de los dos cántaros, era recién cocido, fuerte y resistente. La aguadora – y el mismo cántaro también – estaba orgullosa de él. Este propio cántaro, tan nuevecito, se enaltecía por sus logros, pues se […]