YO yerro. Cierto.
Me equivoco. Sí, en muchas ocasiones.
Y el sentimiento de “Culpabilidad” llama, entonces, a mi puerta. Cierto de nuevo.

YO pienso que la “Culpabilidad” es una emoción natural, en el sentido de que YO he nacido con la capacidad de sentirla……
…… pero la mala “gestión emocional”, que YO hago de ella, me induce al error (¡otra vez yerro!) de poner en entredicho mi propia “Dignidad” como persona.

Pregunta:
¿Me sirve de “algo” sentirme culpable (así, a secas)?
Respuesta:
Pienso que es cierto que la “Culpabilidad” puede disuadirme de que YO reitere cierto tipo de acciones……
…… pero también es cierto que ello puede serme enseñado a través del “Arrepentimiento sincero y honesto”.
Conclusión:
Para mí es bueno transmutar mi sentimiento de “Culpabilidad” por mi sentimiento de “Rendición consciente” (sincera y honesta).
Para mí es bueno transmutar mi sentimiento de “Culpabilidad” por mi “sentido Propósito de Enmienda”.
Para mí es bueno transmutar mi sentimiento de “Culpabilidad” por mi intención proactiva en llevar a cabo una “Reparación” (de la forma que sea).