¡Aahhh, qué placer!. Me reencuentro con mis queridas lecturas.
Abro sus páginas y las huelo. Su olor me transporta.
Y leo:
“Te deseo también que, ocasionalmente y algún día, te sientas triste.
No todo el año, sino apenas un día,
pero que en este día descubras
que la risa diaria es buena,
que la risa habitual es sosa,
y que la risa constante es malsana”.
(VICTOR HUGO – escritor francés –
1802 / 1885)

(Reflexión:
SENTIR. Darse la oportunidad a sentir.
Sentir el llanto, el dolor y la tristeza.
Tales sentimientos forman parte de nuestro “acervo emocional” y de nuestro “YO personal”.

Sentir la alegría, la esperanza y la confianza.
Estos sentimientos también forman parte de nuestro “acervo emocional” y de nuestro “YO personal”.

…… y “SOLTAR” el posible APEGO a cualquiera de estas emociones nombradas.

Ni el llanto ni la tristeza ni el dolor en demasía…… ni la alegría ni la esperanza ni la confianza en demasía…… son indicadores de ARMONÍA EMOCIONAL.

Bienvenidas sean las emociones en su justo momento y en su justa mesura).