En muchas de las relaciones que se establecen en la vida cotidiana, va a ser que coexisten dos “Niñ@s Herid@s Asustad@s”, y que cada un@ de ell@s presenta su propia “Herida Emocional”.

O sea: van a encontrarse dos “Niñ@s Herid@s Asustad@s”, con lo que va a crease un auténtico “Caos emocional o Embrollo emocional” de tipo relacional.

Est@s dos “Niñ@s Herid@s Necesitad@s” se “enfrentan” el un@ a el otr@, (en un afán de “a ver a quién se le satisface primero su respectiva ‘Expectativa emocional’”)……
…… cuando, lo que ocurre en realidad, es que ningún@ de est@s dos “Niñ@s Herid@s Asustad@s” es capaz de comprender, o de satisfacer, las “Necesidades básicas emocionales” de “esta otra persona”.

Nos corresponde a nosotr@s mism@s el abastecer y colmar nuestras propias “Necesidades básicas emocionales”.
Ello recae en nuestro ámbito de responsabilidad para con nuestra propia persona.