Cuando me encuentro en una relación (del tipo que sea) tanto mi derecho, como mi obligación, es ir madurando mi grado de consciencia referido a mi “AUTO-RESPETO”.

Entiendo que el conocimiento teórico se puede transmitir, pero la consciencia del “AUTO-RESPETO” no.
A lo sumo YO puedo ofrecerla con la voluntad de compartirla.

Concluyo que la consciencia del “AUTO-RESPETO” NO la incorporo mecánicamente, sino que se integra en mí y emerge en mí al mismo tiempo……
…… y, además, esta consciencia del “AUTO-RESPETO”  debe de encontrar “el lugar” en mi propia persona en el que germinar.

Con esta consciencia, aunque sea incipiente y brote verde, YO puedo ir sembrando mi semilla de “AUTO-RESPETO”, con la esperanza de verla crecer y fortalecerse.

¡Qué gran tesoro!