La cola avanza lenta. Vamos apretad@s y hay malhumor general. Y pienso.
Pienso que saber entender que la “otra persona” (quien sea) tiene todo “el derecho a ser quien es” – con sus supuestas aptitudes y con sus supuestas limitaciones – ello demuestra mi “grado de Madurez emocional” en cuanto a “Respeto ajeno”.

En ocasiones como esta, cuando YO me encuentro en una ‘cola apiñada’, es bueno que YO observe la DIRECCIÓN que toma “mi propio dedo índice” (¿HACIA DÓNDE APUNTA Y A QUIÉN SEÑALA?)……
…… y que YO lo observe de una forma sincera y sin trampas ni autoengaños, dado que, en muchas ocasiones, puede darme la apariencia de que realmente se enfoca hacia mi “propia persona”, cuando, en realidad, se enfoca, y tiene como punto de mira, a esta “otra Persona” (a la que yo estoy tildando de ‘torpe’ o de ‘poco colaboradora’, o de que ‘ya podría darse un poquito más de prisa’ esta ‘cola apiñada’ de hoy).

Cuando YO consigo que mi “propio dedo índice” se oriente hacia mí, entonces YO SÍ respeto el espacio-tiempo de esta “otra persona” (supuestamente ‘torpe’…… o supuestamente ‘poco colaboradora’…… o supuestamente que ‘ya podría darse un poquito más de prisa’).

Cuando YO consigo dirigir mi “propio dedo índice” hacia mi mism@, entonces SÍ le estoy otorgando, a esta persona exterior a mí, su propia responsabilidad sobre sus propios asuntos.