Realmente acierto cuando, de la mano de mi sutileza, percibo “el doble trabajo” que me supone el transitar por una “Rabieta Infantil” – siendo ahora YO mayor -.

Pues SÍ, me supone “doble energía” el gestionar dos secuencias distintas, engarzadas una tras otra (en primera secuencia me enfado y luego, como segunda secuencia, me invade una sensación de Culpabilidad y, en algunas ocasiones también, de Vergüenza propia o de Ridículo).

Supone una “doble energía” porque le pondré empeño en arreglar tanto la primera secuencia como la segunda, intentando hacer una “Reparación” a cada una de ellas.

Me supone “doble energía” porque son situaciones en las que, en la primera secuencia, me vivo en un “Rapto emocional”……
…… y, en la segunda secuencia, me vivo en un “Shock emocional” (que me congela, que me inhibe, que me enmudece, que me avergüenza).

Supone “doble energía” porque, intrínsecamente, ello implica hacerme  “auto-responsable” tanto de la primera secuencia como de la segunda.

Ante tal dispendio de “doble energía”, cabe que YO me pregunte:
– ¿NO sería mucho más rentable, como signo de “Madurez Personal”, que YO prescindiera de  mis “Rabietas Inmaduras” -?.