El “Proyecto Vital” de cada persona, para poder ser desarrollado y cultivado, precisa de la capacidad nuestra en transmitirle una dirección, un rumbo y un contenido.

Navegar por este “Proyecto Vital” pide una perspectiva que defina “la dirección de hacia dónde vamos…… y de hacia dónde queremos ir”, con lo cual ello nos facilita el mantenernos enfocados hacia “este lugar esencial” al que queremos alcanzar……

…… y, así, no perderlo de vista, a pesar de las desviaciones adversas y divergentes  que puedan llegarnos con el hilo de la vida.

Ser capaces de orillar estos obstáculos que se presentan en “nuestro camino”, sin perder de vista nuestro “Proyecto Vital”……

…… pues ello nos mantiene conscientes de este fin nuestro, de este nuestro objetivo último, y de seguir estando enfocados hacia tal misión vital.

Centrarnos en nuestro “norte”, y consultar nuestra “brújula personal” y nuestro “cuaderno de bitácora”, son elementos indispensables para nuestra navegación personal.

Pasar del “Cero” al “Uno”
https://www.centro-avant.org/del-cero-al-uno/