Llega una mano de oro luciendo un diamante,
una mano de hierro gobernando unas riendas,
una mano de niebla donde canta una alondra.
Yo las dejo pasar.

Llega una mano roja empuñando una espada,
llega una mano pálida llevando una amatista,
llega una mano blanca que ofrece una azucena.
Yo las dejo pasar.

Llega una mano sucia que sujeta un arado.
La tomo entre las mías y NOS VAMOS A ARAR.

(Palabras de ÁNGELA FIGUERA – poetisa española -.
1902 – 1984
Lienzo-pintura de FRANCESC VAYREDA – pintor español  -.
1888 – 1929
En su compañía.)