“PALABRAS QUE CURAN” (nº 117)
Todo “aquello” que es pensado por mí…… sentido por mí…… gestado por mí…… y realizado por mí (y sea lo que sea “esto”, y en el grado que sea) está revestido de un grandísimo valor, dado que “este, lo que sea” es mío: es una manifestación de mi propia IDENTIDAD.
SOY YO.

El hecho de que “este, lo que sea” se manifieste a partir de mí, ello me pide mi Tiempo, mi Espacio y mi Energía……
…… Tiempo que será mi Tiempo propio…… Espacio que será mi Espacio propio…… y Energía que será mi Energía propia.
TODO ES MÍO.
SIGO SIENDO YO.

El “Valor Añadido”, único e intransferible, que YO le otorgo a “este, lo que sea”, lo atribuyo a que ha sido hecho en un DÍA MÍO y que, por ser precisamente MÍO, es un tesoro único, intransferible e irrepetible.

Mis días de mi vida son MÍOS y no son de NADIE más.
No tienen precio, pero sí tienen un inmensísimo valor.